Transformación Digital en el Marketing: hacia la Comunicación 2.0

Transformación Digital en el Marketing: hacia la Comunicación 2.0

Seguramente hayas aterrizado en esta página buscando: «transformación digital en el marketing«. Es una consulta común, que me lleva a otras preguntas…

¿Podrías decirme cuándo fue la última vez que consultaste una enciclopedia? ¿Y la última que usaste la ‘guía Repsol’ para trazar tu ruta? O tal vez… ¿dónde guardaste aquel último MP3? Un intento más… ¿Quizás podrías decirme cuándo mandaste el último SMS? Puede que sea difícil recordarlo, así que intentemos algo más fácil: ¿Te acuerdas de cuándo España ganó el Mundial de fútbol? Sí, en 2010. ¿Recuerdas, ahora, que por aquel entonces todavía hacías algunas de esas cosas que dije antes? Si has llegado hasta aquí, este es tu sitio, hablemos de Transformación Digital.

Todo eso que ahora está a un par de toques en la pantalla de tu smartphone, hace solo 10 años se hacía de forma completamente diferente. Por aquel entonces, probablemente, incluso usabas Tuenti…Este cambio de era supone vivir en un ecosistema de evoluciones constantes donde el que no cambia, muere. Durante las últimas décadas estamos asistiendo a una revolución tecnológica que no solo consiste en un proceso de Transformación Digital, sino que se traduce en un cambio de pensamiento donde se cuestiona cómo se deben hacer las cosas. A grandes rasgos, la Transformación Digital se entiende a través de 7 dimensiones:

Cultura y comunicación

Experiencia del cliente

Modelo organizativo

Personas

Tecnología

Procesos 

Innovación

"No es solo una transformación digital, es una transformación personal, del pensamiento, del cómo hacerlo..."

Se trata de un cambio en la sociedad que, como no puede ser de otra forma, afecta al mundo empresarial. En este cambio de era (que no era de cambios), el concepto de empresa se está transformando para alcanzar una estructura cada vez más horizontal donde se rompen barreras tanto internas como de cara al cliente.

Si no comunicas, no existes. Comunicación 2.0

En ese sentido, el primer aspecto a destacar es la transformación que ha sufrido la comunicación empresarial hasta alcanzar la conocida como Comunicación 2.0. El modelo actual de comunicación basa su éxito en tres pilares:

  1. La comunicación eficaz.
  2. La comunicación no verbal.
  3. La comunicación verbal.

El éxito de la estrategia de comunicación de una empresa 2.0 va a depender en gran medida de la eficacia con la que transmita los mensajes que desea elaborar. Una vez marcados los valores de la marca y la imagen que se quiere transmitir, a la hora de trabajar por lograr esa comunicación eficaz, se deben tener en cuenta todos los aspectos que rodean al mensaje: objetivo, canal, contexto y destinatario. Además, tras definirlos, se debe seguir una línea de actuación coherente para lograr la uniformidad entre:

  • La imagen que la empresa quiere transmitir.
  • La imagen real que transmite.
  • La imagen que perciben los públicos de ella.

De esta forma, para lograr el éxito se deben homogeneizar al máximo esas tres imágenes que se proyectan. Para ello, la empresa debe ser coherente en la transmisión del mensaje tanto de forma interna como externa. No debemos olvidar que las empresas no son entes impersonales, sino que están conformadas por personas que, si se realiza un trabajo adecuado de comunicación interna, pueden convertirse en importantes embajadores de la marca de cara a la comunicación externa.

Comunicación no verbal: decir sin hablar

En línea con esa meta de conseguir ser coherentes con la imagen que la empresa quiere transmitir, cobra una importancia mayor el lenguaje no verbal. Este debe estar siempre en sintonía con el mensaje. Como ejemplo de ello podemos ver el uso de emoticonos en redes sociales: si la empresa decide transmitir una imagen de seriedad, el uso excesivo de estos podría ser incoherente con la estrategia y llevar a confusión al público al que va dirigido. Por contra, si se opta por una imagen más informal y enfocada a un público más joven, usar emojis a menudo es positivo para reforzar el mensaje y aportar valor al lenguaje no verbal. 

Todo esto ha llevado al concepto de Comunicación 2.0, basado en los siguientes aspectos:

  • No se invade, se interactua.
  • El contenido es el rey, la conversación es la reina. 
  • La comunicación es social, se crean relaciones y contactos. 

Las empresas deben llevar a cabo una estrategia digital basada en la premisa “Te veo, te escucho, me importas”, dejando claro al cliente o público objetivo la relación conversacional bilateral existente. Para ello, deben trabajarse aspectos como emocionar, fidelizar, sorprender y respetar al público.

Inbound Marketing: atrae, emociona y fideliza

En esa misma línea surge el concepto de Inbound Marketing o marketing de atracción. Se trata de un metodología que trabaja en atraer al público mediante el valor del contenido y de una forma no intrusiva. Es decir, conseguir que el cliente sea el que acuda a la empresa y no al revés. 

La relación con el cliente empieza con el acto de venta

Una de las bases de esta metodología es considerar el acto de compra como el inicio de la relación con el cliente, no como el punto final, manteniendo el contacto posterior con el objetivo de conseguir la fidelización. Para desarrollar una estrategia correcta de Inbound Marketing hay que seguir un proceso diferenciado en cuatro fases:

  1. Atraer. Se trata de la primera etapa en la que la empresa aporta valor a través del uso de diferentes herramientas y métodos para lograr atraer la atención del cliente. En esta fase se debe trabajar el posicionamiento SEO, la presencia en redes sociales, las campañas PPC, la web y el blog corporativo.
  2. Convertir. Una vez se ha captado la atención del consumidor, se debe encaminar esa atracción hacia la materialización de la acción. ¿Cómo se puede conseguir? A través de Call to Action (CTA) o Llamadas a la Acción, ejemplos de éxito en el blog, consejos o videotutoriales. 
  3. Cerrar. Es la fase final hacia la finalización del proceso de venta. El mail marketing, el worflow o la gestión de lead son algunos de los conceptos a trabajar para materializar la acción de venta.
  4. Deleitar. Recuerda: La venta no es el final, sino el principio. Debemos seguir trabajando en el cliente una vez ha confiado en nosotros. ¿Cómo? Estando en contacto con él a través de redes sociales, la página web y el servicio post-venta. Un cliente satisfecho se acabará convirtiendo en un prescriptor de la marca.

Agile, la metodología del éxito

El cambio de era no ha supuesto solo cambios tecnológicos, sino también organizativos, con la llegada de nuevas metodologías de trabajo que, en diversos casos, han ayudado al éxito de los proyectos (Amazon, Instagram, Airbnb…). Entre ellas encontramos la metodología Agile, que rompe con el concepto tradicional de no sacar un producto al mercado hasta que está perfectamente completado, sino en organizar el trabajo en pequeñas entregas y evoluciones a partir de un MVP (Producto Mínimo Viable). Esta metodología permite lanzar un producto o servicio e ir llevando a cabo un desarrollo constante del mismo. 

La metodología Agile permite, además, ir adaptando el producto a las necesidades del cliente. Unas necesidades que en la actualidad varían y evolucionan a gran velocidad y que gracias a Agile se pueden solventar con pequeñas evoluciones en el producto. 

Esta forma de trabajar se basa también en priorizar en el desarrollo aquellos productos que tienen mayor demanda y requieren, a su vez, de una menor complejidad para elaborarlos, dejando para más tarde aquellos que precisan de mayor tiempo o dificultad de creación.

Emprende con actitud

Uno de los aspectos más importantes a la hora de lograr tener éxito es la actitud. En ese aspecto, Luis Parra acuñó el concepto #EmprenditudEl primer paso para emprender con actitud debe ser conocernos a nosotros mismos y, para conseguirlo, es recomendable hacer algún tipo de test de personalidad como el Test DISC o la Rueda de tu Vida.. Para no fracasar en el intento de emprender, debemos conocer nuestro entorno y adaptarnos a él. 

En el cambio de era que estamos viviendo a través de la Transformación Digital este aspecto ha cobrado mayor relevancia que nunca. Debemos conocer y estudiar nuestro entorno y los cambios que en él se producen para tratar de anticiparnos al cambio y así conseguir ir un paso por delante de la innovación. Olivetti, Kodak, Nokia, Blockbuster… la lista de empresas que eran líderes indiscutibles y perecieron por no adaptarse al cambio es muy larga. No te conviertas en una de ellas.

¿Qué es emprender? Es tomar decisiones para pasar de un punto A a un punto B. Emprender nos lleva a poder materializar una idea y convertirla en una acto con el objetivo de ser diferentes, algo para lo que se debe adoptar una actitud proactiva ante los retos. Así, lograremos tener capacidad de adaptación ante los cambios para no fracasar en el camino.

La Transformación Digital ha marcado un cambio de era y tú tienes en tu mano el poder de decidir. ¿Qué eliges? ¿Unirte al cambio o desaparecer?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[elementor-template id="850"]